17.04.2017
Unknown
Ningún comentario
Por todos es sabido que las personas muestran preferencias a la hora de seleccionar el tipo de mascota con la que queremos pasar nuestra vida. Existen razones de peso para sospechar que dicha preferencia refleja algunas diferencias de personalidad que son subyacentes. ¡Qué día más agotador! Yo, lo confieso, tengo preferencia por los gatos.  Y lo descubrí cuando Chispi entró en mi vida. Él llegó como esas personas que, de pronto y sin saber muy bien porqué, aparecen un buen día en tu vida para quedarse para siempre. A Chispi lo encontré, junto a su hermano, en una cajita cerca de un contenedor de basura. La cogí y allá que me fui a un veterinario para ver qué opciones había para ellos. Después del reconocimiento médico, los dos estaban en perfecto estado, el veterinario, discretamente, me sugirió que me los quedara. Hasta el momento ni me había planteado tener mascota. Había tenido los típicos contactos que se suceden cuando vas a casa de los abuelos, al pueblo, y tienen el patio lleno de lindos gatitos. Pero en casa de mis padres ni en broma se podía plantear el adoptar uno de ellos. De pronto, me vino a la mente mi pequeño estudio con dos gatitos y me sentí desbordada. Así que le propuse quedarme con uno, a lo que la auxiliar rápidamente respondió que se quedaba con el otro. ¡Menudo alivio!. ¡Ráscame la barriga! Y así, tras recibir toda la información sobre los primeros cuidados y realizar la "puesta a punto" inicial de Chispi por parte de mi nuevo y flamante Veterinario, me planté en casa, y ahora ¡éramos dos!. Yo no hacía más que pensar en la casera, que desde el principio me transmitió su negativa a tener animales en casa. Pero pensé, bueno ya lo solucionaré cuando llegue el momento. ¿Has visto qué bueno soy? He de decir que he tenido muchísima suerte con Chispi. Siempre se ha portado, y se porta, espero que por muchos años todavía, muy bien. Nunca ha roto nada, ni arañado fuera de "su sitio". Es un amor. La verdad es que es una alegría llegar a casa y que te esté esperando, ¿verdad?. Antes, maullaba como un descosido a mi llegada reclamando su cena. Y reconozco que fue culpa mía. Lo mal acostumbré a tenerle siempre el plato lleno de comida. Cada vez que maullaba pidiendo, le ponía. Pero mi Veterinario me descubrió los platos con temporizador, de modo que cuando me voy por la mañana se lo dejo programado para sus tres comidas, y cuando llego por la noche justo acaba de cenar, por lo que está ¡encantado de la vida!. Ahora, vivimos en una casa, con la posibilidad de salir al jardín. Y se le ve tan contento, saltando por ahí, detrás de los pajaritos. Aunque algunas veces me trae "algún regalito" como lagartijas. Reconozco que me gusta por su independencia, pero a la vez siempre viene a buscarme cuando necesita un poco de atención y cariño. ¿A que no me encuentras? Me gusta verlo dormir, se le ve muy tranquilo. A veces, mientras duerme, se le mueven las patitas y yo pienso que estará soñando con que corretea en el patio. Me reafirmo, soy más de gato que de perro. Pero también he de decir que nunca he tenido perro. Aunque ahora mis padres tienen una perrita, y están muy contentos con ella. Pero me quedo con mi Chispi. ¡Prohibido pasar! Estudios revelan que los perros gustan más que los gatos. Así, un 15% de los adultos encuestados dijo que no les gustaba mucho los gatos, mientras que el número de personas que afirmó que no le gustaba los perros, fue solo del 2%. Así mismo, estos estudios indican que existen diferencias significativas en los rasgos de personalidad de aquellas personas que tienen perro de las que prefieren tener gatos.  En honor al Día Internacional del Gato, el 8 de agosto del año pasado, Facebook realizó un estudio en su plataforma para analizar los comportamiento sociales de los amantes de los animales y conocer sus rasgos de identidad.  Se examinaron los perfiles y las publicaciones de 160.000 personas en la famosa red social, elegidos por haber subido o compartido con anterioridad fotos de perros, gatos o ambos. En concreto, los datos utilizados para la determinación de los resultados proceden del sentimiento expresado en las actualizaciones de estado.  Se tomó en cuenta las amistades, el estado civil, las preferencias culturales y el carácter. Y estos fueron los resultados: Vida social: los amantes de los perros poseen, en promedio, 26 amigos más y tienen más conexiones en línea que los gatunos. Sin embargo, los dueños de felinos reciben más invitaciones a eventos y son 2,2 veces más propensos a relacionarse con quienes comparten mascota, superando en este aspecto al 1,8 de los "perrunos". Citas: De acuerdo al estado de sus relaciones visible en sus perfiles, la gente que ama a los gatos tiende a ser parte del equipo de los solteros. Alrededor del 30 por ciento de los "gatunos" están sin pareja, en tanto que para los "perrunos" el número es del 24 por ciento. Cultura: los "gatunos" son más caseros y su preferencia por los libros y películas pasan por los clásicos y los de ciencia ficción, por otra parte los dog lovers prefieren los best-sellers y los filmes románticos. Entre los gustos compartidos se encuentran obras como "El gran Gatsby" y "Los juegos del hambre", largometrajes como "Frozen" y "En busca de la felicidad", además de series como "Seinfeld" o "The Big Bang Theory". Lugar de vivienda: los "perrunos" tienden a concentrarse en las zonas rurales, destacándose los espacios amplios para que las mascotas puedan ejercitarse. Los dueños de gatos, en cambio, se encuentran con mayor frecuencia en ámbitos urbanos. Estados de ánimo: En general, los "gatunos" presentan una variedad más amplia de sentimientos en el sitio, ya que son propensos a decir que sienten cansados, al igual que felices y amados. Por otro lado, los "perrunos" suelen revelar menos sobre su vida emocional. La conclusión a la que llegó este estudio es que en cierto modo se replicó la consideración general con respecto de los animales en sus dueños, siendo los "perrunos" más sociables y emocionalmente estables, mientras que los "gatunos" demuestran un sentimentalismo más variable y optan más por la soledad. Y tú, ¿eres más de perro o de gato?.
Ya comentamos hace algunas entradas la importancia de los preparativos para recibir a nuestro nuevo cachorro en casa. En esta ocasión os queremos dar a conocer el correcto plan de vacunación a aplicar una vez que esté con vosotros. Este ciclo de vacunaciones proporciona a vuestra nueva mascota la mayor calidad de vida y la mejor tranquilidad para vosotros. Antes de vacunar a vuestra mascota, ya sea perro o gato, vuestro veterinario realizará una recomendación personalizada de las vacunas no esenciales, dependiendo del modo de vida de la mascota y de la zona en la que viva o de la incidencia de enfermedades específicas del territorio. Según la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) existen unas directrices y recomendaciones generales para las vacunas esenciales que los perros de todo el mundo deben recibir, a intervalos recomendados, con el fin de proporcionar una protección de por vida contra las enfermedades infecciosas de importancia mundial, tales como la infección por el virus del distemper (moquillo) canino (CDV), adenovirus canino (CAV; los tipos 1 y 2) y el parvovirus canino tipo 2 (PCV-2) y sus variantes. Esta Asociación reconoce que los países, de forma particular, identificarán vacunas adicionales que se consideren esenciales. Un ejemplo particular de una vacuna que puede ser considerada esencial en sólo algunos países, es la vacuna contra el virus de la rabia, como en España (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010). La declaración conjunta de la Comisión de Salud Única de WSAVA y la Organización Internacional de Sanidad Animal (OIE), establece un objetivo para la eliminación mundial de la rabia canina en 2030. Las vacunas esenciales para el gato son las que protegen contra la panleucopenia felina (FPV), FHV -1 y FCV. Del mismo modo la vacuna contra el virus de la rabia también es esencial en España (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010). La recomendación del Grupo de Vacunación (VGG) de la WSAVA para cachorros y gatitos es iniciar la vacunación básica a las 6-8 semanas de edad, luego repetir cada 2-4 semanas hasta las 16 semanas de edad o más. Por lo tanto, el número de vacunas esenciales primarias que recibirá un cachorro o un gatito dependerá de la edad en que se inicia la vacunación y el intervalo entre vacunas seleccionado. Una parte integral de la vacunación básica de los cachorros y gatitos es la vacuna de "refuerzo" que tradicionalmente se ha administrado ya sea a los 12 meses de edad o a los 12 meses después de la última dosis de la serie primaria de vacunas. El objetivo principal de esta vacuna es asegurarse de que se desarrolle una respuesta inmune protectora en todo perro y gato que pueda no haber respondido a ninguna de las vacunas en la serie primaria de vacunas esenciales. Estas primeras vacunas han de formar parte de un programa integral de atención individualizada de la salud. Se debe hacer hincapié en la historia clínica detallada; examen físico completo llevado a cabo en presencia del dueño de la mascota, y atención individualizada del paciente.  La importancia del cuidado dental, nutrición adecuada, la prueba de diagnóstico adecuada y el control de los parásitos y de enfermedades zoonóticas deben abordarse durante la evaluación de cada mascota. Se deben discutir las preocupaciones sobre comportamiento, así como la necesidad de exámenes más frecuentes y a la medida de animales jóvenes y de razas con predisposiciones específicas a enfermedades.  La aplicación de la vacunación es simplemente una parte de la visita de control anual. Las vacunas deben ser consideradas sólo como un componente de un plan de atención de la salud preventiva integral individualizada basado en la edad, raza, estado de salud, medio ambiente (exposición potencial a agentes nocivos), el estilo de vida (contacto con otros animales) y los hábitos de viajes de la mascota. Al visitarnos, os presentamos este calendario orientativo de vacunación: Perros 6 a 8 semanas: Primera dosis vacuna trivalente (moquillo, hepatitis, leptospirosis) Primera vacuna contra el parvovirus 12 semanas: Segunda dosis vacuna trivalente Segunda vacuna contra la parvovirosis Primera vacuna antirrábica y revacunación a los 30 días. (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010) Cada año: Vacuna antirrábica (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010) Vacunas contra el parvovirus y trivalente (opcional) Gatos 1 a 3 meses: Trivalente felina Leucemia felina Panleucopenia felina Calivirus Rinotraqueitis felina Pentavalente 3 meses: Trivalente felina Leucemia felina Primera vacuna antirrábica y revacunación a los 30 días. (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010) 4 meses: Peritonitis Infecciosa Felina Segunda vacuna antirrábica. (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010) 1 año y anualmente Vacuna antirrábica (Obligatoria por Orden de 19 de abril de 2010, publicada en Boja nº. 81 de 28 de abril de 2010) Leucemia Calicivirus Panleucopenia Rinotraqueitis En Albanta Veterinarios os proponemos la mejor forma de dar la bienvenida a vuestro nuevo cachorro y gatito. Infórmate en nuestro centro de las ventajas de ser cliente Albanta. ¡Os esperamos!
El que podamos seguir disfrutando durante más y mejor tiempo de la compañía de nuestras mascotas geriátricas depende en gran medida de los cuidados que les demos. Podemos considerar que una mascota es geriátrica a partir de los 7 años de edad para caninos de raza grande y a partir de los 10 años para caninos de raza pequeña y gatos. No obstante, el envejecimiento no aparece a una edad concreta. Numerosos estudios han demostrado que el envejecimiento de nuestras mascotas está relacionado con una serie de variables tales como los cuidados recibidos a lo largo de la vida, su estilo de vida, el origen genético y de una forma especialmente relevante, la alimentación. Aunque son importantes el tipo y tamaño de raza de nuestra mascota, todo el proceso de cuidado que llevemos a cabo desde su nacimiento, tales como la alimentación y la prevención de distintas enfermedades, influirá de manera determinante en su calidad de vida en esta última etapa, así como en su esperanza de vida. Para saber si nuestra mascota se está acercando a esta edad crítica, sólo tenemos que responder a estas sencillas preguntas: ¿Le cuesta levantarse? ¿Tose de forma frecuente? ¿Ya no juega como antes? ¿Orina más cantidad? ¿Bebe menos o más agua de lo acostumbrado? ¿Tiene molestias al comer? Aunque no lo parezca, la respuesta ya no es: "Claro, como es mayor". Detectar y tratar cualquiera de estos problemas a tiempo supone a parte de proporcionarles una mejor calidad de vida, evitar mayores problemas futuros y poder seguir disfrutando durante más tiempo de su agradable compañía. Las revisiones veterinarias en esta etapa de su vida han de ser más frecuentes. Del mismo modo, existe la creencia que cuando son mayores ya no es necesario continuar con el calendario de vacunas o de desparasitación. Nada más lejos de la realidad. A estas edades sus defensas están disminuidas, por lo que será necesario continuar fortaleciendo su sistema inmune. Los reconocimiento geriátricos son la mejor opción para conocer en profundidad el estado de salud de nuestra mascota y así poder prevenir a tiempo cualquier enfermedad, o comenzar a tratar la detectada.   ¿Qué debe incluir un chequeo geriátrico? En primer lugar se debe recabar la mayor cantidad de información posible sobre la vida de la mascota, tales como estilo de vida, cantidad de agua consumida en el día, veces que sale a pasear, dificultad para subir escaleras, tipo de alimentación... Toda esta información conformará su historia médica. Una vez obtenida esta información, se realizará una exploración general para conocer la temperatura de la mascota, estado de hidratación, salud dental, peso... Se realizará analítica de orina y de sangre para comprobar el estado y funcionamiento de sus órganos vitales.  Una radiografía de cadera será fundamental para conocer la calidad de sus articulaciones. Y un electrocardiograma y una radiografía de tórax nos indicará el estado de su corazón. Con toda esta información, tu veterinario de confianza ya está en disposición de facilitarte un informe detallado de la situación actual de tu mascota, así como de elaborar la hoja de ruta a seguir hacia una mejor calidad de vida. En Albanta Veterinarios os animamos a que proporcionéis a vuestras mascotas mayores el mejor cuidado y la mejor calidad de vida, simplemente lo que ellas se merecen. Si tenéis cualquier duda o necesitáis información adicional, no dudéis en contactar con nosotros en el 950 13 56 26 o visitándonos en nuestras instalaciones. Estaremos encantados de atenderos.
02.08.2016
Unknown
Ningún comentario
Todo dueñ@ interesado en el bienestar de su perro o gato conoce esa gratificante sensación de tranquilidad al ver a nuestra mascota disfrutar al comer su pienso, al mordisquear su juguete favorito y que al darnos un cariñoso lametón su boca simplemente no huela. Los perros y gatos, al igual que los humanos, necesitan unos cuidados dentales diarios junto a una revisión dental periódica con su veterinario de confianza para prevenir cualquier tipo de problema dental y periodontal. Muchas veces pensamos que si nuestra mascota se alimenta de pienso seco, en la acción de masticarlo, los dientes se limpian. Si bien esto ocurre en mayor medida que si alimentamos a nuestra mascota con pienso húmedo, no es suficiente. Existen acciones complementarias que benefician enormemente la salud bucodental de nuestra mascota tales como el cepillado dental diario o, en su defecto, las barritas masticables. Estos simples actos previenen la formación de placa dental y sarro, prolongando la longevidad dental, favoreciendo la correcta alimentación de nuestra mascota y, por consiguiente, su calidad de vida y nuestra tranquilidad.  Las mascotas con una correcta higiene oral disfrutan de una mejor salud en general, sin desórdenes alimenticios por dificultad en la masticación y con menos riesgo de que una posible infección periodontal afecte a órganos internos, principalmente las válvulas del corazón. El compartir nuestra vida de forma responsable con nuestras mascotas implica invertir tiempo en el cuidado que debemos dedicarles además de jugar con ellos, pasearlos, alimentarlos de forma correcta, visitas regulares al veterinario... Si nosotros nos cepillamos los dientes cada día, ¿se los cepillamos también a nuestra mascota?. Debemos incluir este proceso en nuestra rutina, y en su rutina, diaria. El cepillado de los dientes es la mejor manera de prevenir la placa bacteriana. Aunque también es cierto que debemos acostumbrar gradualmente a nuestra mascota al cepillado y asegurarnos de que aprenda disfrutar de la experiencia. En su próxima visita a su veterinario de confianza le puede solicitar información sobre la mejor manera de introducir a nuestra mascota en el cepillado dental así como de los pasos a seguir durante el mismo. Para saber si estamos realizando de forma correcta el proceso de higiene dental doméstica de nuestra mascota, son necesarios los chequeos dentales por parte de nuestro veterinario de confianza. Una revisión a tiempo, puede evitar muchos problemas. Desde que son cachorros nuestro veterinario revisará el correcto desarrollo de la dentición de leche y su cambio a la dentadura definitiva. ¿Y si mi mascota ya tiene sarro? El sarro es la placa oscura que vemos pegada al diente, es consecuencia de no haber quitado la placa bacteriana inicial, dicho sarro se va acumulando y va provocando una retracción de la encía hasta llegar incluso a provocar la caída de la pieza dentaria. Para quitar la placa de sarro, lo único efectivo es realizar una limpieza dental mediante ultrasonidos en su clínica veterinaria de confianza. Son signos de problemas dentales: Mal aliento Sensibilidad alrededor de la boca Pérdida de apetito Depósitos amarillos o marrones en los dientes Encías sangrantes, inflamadas o retraídas Dientes flojos o que se han caído Tocarse la boca o la cara con la pata Dificultad para masticar En Albanta Veterinarios, empeñados en proporcionar a nuestros clientes la tranquilidad de saber que sus mascotas están sanas, durante los meses de Agosto y Septiembre ponemos en marcha la Campaña de Higiene Dental. En esta Campaña te ofrecemos: Chequeos dentales gratuitos Descuentos en productos de higiene dental  Descuentos en limpiezas dentales Información sobre protocolos de cepillado Asesoramiento para evitar la acumulación de sarro ¡Además sortearemos una limpieza dental! Visita nuestro centro y te daremos toda la información sin compromiso. Tú mascota te lo agradecerá y tú estarás más tranquilo. ¡Te esperamos!
La alimentación juega un papel fundamental en el estado de salud de nuestras mascotas. Una mascota bien alimentada tiene más posibilidad de mantenerse sana durante más tiempo al ser sus órganos y su sistema inmunitario más fuertes, además de conservar su peso ideal. De este modo su mascota gozará de una vida más longeva y de mayor calidad, y sus dueños podrán disfrutar durante más tiempo de ella. Una mascota desnutrida es aquella que por diversas circunstancias, ya sea abandono o enfermedad, no come lo suficiente.  Aunque del mismo modo, puede serlo aquel perro o gato que está muy obeso pero con ausencia de muchos de los nutrientes más importantes para su salud. El alimento seco es perfecto para aportar a la mascota todos los minerales vitaminas y nutrientes necesarios gracias a su equilibrio nutricional. Para mantener a nuestra mascota en una condición corporal óptima es importante controlar su peso de forma periódica. Como referencia tomaremos el peso estimado que debe alcanzar al finalizar su crecimiento. Se considera que un perro o un gato que supere el 15% de su peso considerado normal para su raza, sexo y edad, es obeso. Presentan una condición corporal ideal cuando las costillas son palpables sin un exceso de grasa que las recubra, su abdomen está recogido, no distendido y podemos ver su cintura detrás de las costillas fácilmente. En Albanta Veterinarios les queremos proporcionar la tranquilidad que se merecen poniendo a su disposición todas las herramientas para una correcta alimentación y control de peso de su mascota. Durante los meses de junio y julio ponemos en marcha nuestra Campaña Nutricional. Les proponemos: *  El reconocimiento y evaluación del peso ideal de su mascota. *  El control mensual de su peso durante 1 año. *  Promociones especiales en alimentación. Venga a nuestro centro e infórmese, ellos se lo merecen.
27.04.2016
Unknown
Ningún comentario
El pasado lunes 25 de abril celebramos en Albanta Veterinarios una charla patrocinada por Bayer sobre La Prevención de los Parásitos. Desde Málaga, asistió como ponente Philippe Daniel Feure, delegado para la zona oriental de Andalucía y miembro del Servicio Técnico de Bayer, además de veterinario.       Una vez concluyó la charla, Bayer nos invitó a un aperitivo.  Muchas gracias a todos por vuestra asistencia.
La leishmaniosis es una enfermedad infecciosa crónica parasitaria, cuya única vía de entrada en nuestros perros es a través de la picadura del mosquito flebotomo quien lo traslada de un animal a otro en su aparato bucal, siendo imposible su contagio mediante otras vías. Cuando el flebotomo  ingiere sangre de un perro infectado por la enfermedad que no ha sido tratado, se "carga" de parásitos y los transmite a un nuevo huésped cuando le pica. Una vez el parásito se encuentra en el torrente sanguíneo de nuestra mascota, es capaz de llegar a distintas células causando daños en los tejidos afectados. Los mosquitos que transmiten la enfermedad se presentan de forma más abundante en los meses cálidos, desde mayo hasta octubre.  Aunque en las zonas más cálidas de España, como es esta de Almería, podemos encontrar mosquitos durante todo el año. Vuelan preferentemente durante el atardecer y el amanecer. En los meses de junio/julio y septiembre/octubre es cuando incrementan su actividad, aumentando así el riesgo de transmisión de la enfermedad. No todos los perros infectados con la leishmania desarrollan la enfermedad, ni todos los que la desarrollan tienen los mismos síntomas.  La variedad de síntomas es tan grande como órganos pueden verse afectados. El primer síntoma clínico más habitual es la pérdida de pelo, sobre todo alrededor de los ojos, orejas y nariz. Si piensas que tu perro puede tener la enfermedad, no lo dudes ni un momento y acude a tu centro veterinario.  En Albanta Veterinarios realizamos previamente una detallada anamnesis junto a un exhaustivo reconocimiento de tu mascota. A continuación realizaremos la prueba analítica con una muestra de sangre de tu perro para comprobar la presencia de la enfermedad. En caso de que la analítica sea positiva, tu mascota entrará directamente en el protocolo de leishmaniosis, siendo necesaria la evaluación de los órganos vitales.  Una vez conocido el grado de afectación de estos órganos, pasaremos a explicar a los dueños de la mascota las características de la enfermedad y el estado de la misma en la que se encuentra la mascota, ofreciendo las opciones de tratamiento. Cabe hacer hincapié en este punto que el tratamiento de la leishmaniosis va encaminado a paliar los síntomas de la enfermedad, ya que se trata de una enfermedad incurable, permaneciendo siempre el parásito en nuestra mascota. En caso de que la analítica resulte negativa, os recomendamos encarecidamente vacunar a vuestra mascota contra el mosquito. La Campaña de vacunación incluye 3 dosis administradas con un intervalo de 21 días cada una. Terminado este ciclo, se recomiendan tanto revacunaciones como serologías de leishmania anuales, para así corroborar la ausencia de la enfermedad. A parte de este plan vacunacional, se recomienda proteger a vuestra querida mascota con otros dispositivos, como por ejemplo el collar Seresto de Bayer, que además actúa frente a garrapatas y pulgas. En Albanta Veterinarios os obsequiamos con este collar al realizar la Campaña de Vacunación contra la Leishmaniosis. Porque protegerlo está en tus manos, os invitamos a que nos visitéis y os informaremos sobre la Campaña de Vacunación contra la Leishmania que estamos llevando a cabo durante los meses de marzo, abril y mayo.  ¡Os esperamos!
Los Planes de Bienestar son beneficiosos para las mascotas y sus propietarios, ya que son medicina preventiva que permite a las mascotas gozar de una vida más larga, saludable y de mayor calidad, asegurando un mayor disfrute y tranquilidad a los propietarios. Con estos planes se ofrece un cuidado preventivo integral anual a la mascota, proporcionando a los propietarios la tranquilidad de saber que su mascota está controlada sanitariamente. No debemos confundirlos, aunque pueden ser complementarios, con los seguros veterinarios, los cuales se centran exclusivamente en situaciones de enfermedad, mientras que los Planes de Bienestar tienen como fin evitar la enfermedad de la mascota, mejorando así su calidad de vida. Estos planes incluyen vacunaciones, desparasitaciones, servicios clínicos profilácticos, test diagnósticos; Descuentos en cirugías preventivas, procedimientos clínicos, etc. Son Planes de Bienestar personalizados ya que se adaptan a las necesidades de tu mascota.  Si eres un propietario de mascota interesado en incrementar la calidad de vida y prevenir problemas de salud de tu perro o gato, tenemos el plan perfecto para vosotros.  A partir del mes de marzo pondremos en marcha los Planes de Bienestar personalizados Albanta, la tranquilidad que estabas esperando. Además, participarás en el cuidado y protección de mascotas abandonadas, ya que un porcentaje del precio de tu plan será donado a asociaciones protectoras de animales. ¡Te esperamos!
15.01.2016
Unknown
Ningún comentario
Esta curiosa procesión de la oruga, en su camino hacia su conversión en mariposa, puede resultar mortal para nuestras mascotas. Entre los meses de febrero y marzo, llegando incluso a abril, con la subida de las temperaturas, se activa en ellas el reflejo de enterramiento y las orugas bajan de sus nidos (esas bolas blancas que podemos observar en los pinos y cedros) buscando el lugar idóneo para tejer su capullo bajo tierra, del que en julio saldrá una mariposa. Las orugas están cubiertas de unos pelos irritantes que contienen una toxina devastadora para los animales que aproximen su hocico a ellas. La reacción más común e inmediata al contacto con la procesionaria del pino es la hipersalivación. La lengua se inflama y su color se transforma a rojizo o amoratado. La aparición de ampollas con líquido y úlceras puede acarrear la pérdida de alguna parte de la lengua. Se puede dar desde un cuadro de urticaria, sufrir eritemas e hinchazón de la cara y hocico, pasando por necrosis de la lengua y hasta el fallecimiento de nuestra mascota en caso de que hubiese ingerido la oruga. Todo comienza con el perro rascándose la boca, como si quisiera arrancarse algo de la lengua con las patas y salivando profusamente. Es el momento de llevar corriendo a nuestra mascota al veterinario con el fin de disminuir la gravedad de las lesiones. En el camino al veterinario se puede lavar bien la boca con abundante agua para disminuir el efecto de los pelos urticantes. Debido a que los cachorros y los perros jóvenes son los más curiosos y juguetones, son los que hemos de tener más cuidado y estar más atentos.
Ahora que llegan estas entrañables fiestas, debemos tomar algunas precauciones para disfrutarlas al máximo en compañía de nuestras queridas mascotas. Ya sabemos lo juguetonas que son algunas mascota, por ello tendremos que tener cuidado con los adornos navideños, sobre todo con la piezas pequeñas ya que se las pueden tragar y también con los cables de las luces de decoración, su impulso a mordisquearlos puede causar graves problemas. Tened en cuenta a la hora de colocarlos la altura a la que tu mascota puede llegar, y si quedan al alcance del golpeo con la cola. También os recomendamos mantener fuera de su alcance velas, bengalas y otros elementos de fuego, con el fin de evitar pequeñas quemaduras en la mascota e incluso incendios. Si dejamos a nuestra mascota sola en casa, será muy importante dejar todos los adornos desconectados antes de salir a la calle. Tendremos en cuenta que a parte de los adornos navideños existen plantas y alimentos típicos en estas fechas que pueden provocar graves problemas en nuestras mascotas. En cuanto a la comida, si darles alimentos nuestros es poco recomendable, hay algunos productos altamente nefastos para el organismo de las mascotas. Algunos a destacar son las uvas y pasas, las cuales afectan al correcto funcionamiento de los riñones; el chocolate, que al contener teobrimina, resulta tóxico para ellos. De modo general, no se recomienda dar dulces a nuestras mascotas, sean del tipo que sean. De igual modo, los frutos secos son son aconsejables. En especial, las nueces de macadamia, que pueden provocar problemas motores en nuestras mascotas. El alcohol el otro elemento tóxico para ellos. La cáscara del marisco contiene quitina que nuestras mascotas no digieren bien. Si hablamos de las plantas navideñas tóxicas para nuestras mascotas destacan la Flor de Pascua y el Muérdago. Mientras que la primera sólo produce salivación y vómito, debiendo de igual modo tratar sus síntomas, la segunda produce dificultad en la respiración llegando incluso al shock y muerte por colapso cardiovascular. El acebo también provoca importantes trastornos gástricos, siendo tóxica tanto su hoja como la baya.

Llamar

E-mail

Cómo llegar